El miedo se puede gestionar

Teniendo en cuenta que se acerca Halloween y que el miedo forma parte de esta fiesta, que lo enfoca con humor y como divertimento, he querido hacerme participe de ese espíritu para llevar ese sentimiento tan intenso a la temática de autoayuda clásica que ya sabéis que tanto adoro y con la que me siento tan identificada.

El miedo no es real…

Bueno, si has video y te ha parecido útil no sigas leyendo, lo que voy a decir a continuación no te parecerá interesante.

En caso contrario, te resumo el video que puede que no hayas visto entero: tus problemas son pequeñísimos en relación al tamaño del universo y del tiempo, que convierte todo en relativo.

Yo creo que este pensamiento, aparte de ser soporífero, no puede ayudarte en la vida real: Lo siento por el pobre que ha hecho el video, igual a él sí le ha servido, no se…

No entiendo en que te puede ayudar que comparen tus problemas con la inmensidad del universo. Ese miedo, que a veces nos llega a paralizar no se soluciona pensando: “oh que bien! soy una mota de polvo sin importancia, ¡menos mal!… pensé que me podía importar que me vaya a quedar sin trabajo y me muera de hambre, ¡que iluso soy!”.

El miedo es algo natural, es algo que sienten los animales y que les hace reaccionar, es una de las emociones consideradas como primaria por la psicología. Minimizar eso me parece bastante difícil.

¿Qué es el miedo?

Según la RAE

  1. Angustia por un riesgo o daño real o imaginario.
  2. Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea.

Si has experimentado el miedo alguna vez (esta claro que es sólo un recurso literario que aquí use el condicional) sabrás que es bastante real y si no que le pregunten a la liebre que huye del lobo, a ver que opina.

En definitiva, el sentimiento es auténtico, aunque puede ser provocado por un hecho real o imaginario, pero eso es distinto a que te digan, ¡tu problema es insignificante!. Permíteme que sea yo, quien le de valor a mi problema, si no te importa.

Creo que es un error recurrente en “autoayuda” minimizar los problemas y casi hacerte sentir culpable por darles valor. A ver, ya sé que existen desgracias en este mundo y a saber si no hay un pobre extraterrestre ahí fuera que también lo esta pasando fatal con sus superpoderes cósmicos y que se le enreda la capa al volar, pero eso en el momento en el que tienes un problema te importa un pepino. Yo, si tengo miedo, quiero soluciones no sentirme peor, es un poco lo que me faltaba.

¿Para qué sirve el miedo?

El miedo en sí mismo es una respuesta evolutiva, sirve como método de supervivencia, con dos posibles respuestas, puede generarnos la capacidad de reaccionar rápidamente ante situaciones y puede que nos paralice ante otras, lo cual aunque suene negativo nos ayuda a hacernos menos visibles ante un atacante, y esta maravilla nos deja estacados antes de que nos atropellen ¡gracias evolución!.

¿Cuándo el miedo se convierte en un problema?

Pues, aparte del problema de que te atropelle un camión, el miedo se convierte en un problema cuando es disfuncional, es decir, resulta ser lo opuesto a afrontar la situación.

No existen emociones negativas, las emociones todas cumplen una función y por tanto son necesarias, sólo debemos diferenciar cuándo nos beneficia una respuesta automatizada y cuando no. Evidentemente no podemos borrar de un plumazo millones de años de mecanismos evolutivos. Podemos tratar de controlar nuestras respuestas lo más rápido posible.

¿Cómo gestionar una situación que te provoca miedo?

Por las razones expuestas, decir que el miedo no existe es como reírse en tu cara, así de claro.

No soluciona nada pensar que el problema es pequeño, genera frustración ya que no estas preparado para verlo minimizado y además no tienes las herramientas necesarias para ello. El tiempo sí te ofrece esa oportunidad, por el mero hecho de que ya lo has solucionado, es probable que lo veas más pequeño ahora, pero claro a toro pasado…

En el momento del problema, debes concederte cierta distancia para analizarlo, pensar cómo querrías solucionarlo y después ver que te impide llevarlo a cabo. Si crees que la respuesta es una persona, te puedo decir que nunca es una persona, siempre es una situación. Tienes más poder de lo que crees ahora mismo sobre cómo te afecta la actitud de los demás, mírate al espejo y ámate!

Si eres tú mismo, el que impide que la situación se solucione, llevas la peor parte. Me encantaría darte la llave para eso, pero ese miedo es un monstruo muy grande y sólo tu tienes las flechas para matarlo. Sólo puedo decirte, que a este sí te lo puedes cargar, así que trabaja en ello cada día, coge todas tus armas y a por él.

Me ha quedado muy happylu pero, en serio, ámate más, siempre es una buena solución. Yo me amo mucho y funciona siempre, menos cuando el problema es la soberbia… Bueno ya haré un post para eso.

Autor: Miss Dummy Gurú

Inconformista conformada y feliz a ratos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s